El paso a paso para migrar a la nube

A pesar de los grandes beneficios que nos da la nube, muchas organizaciones no han migrado sus cargas de trabajo a la nube porque puede ser difícil saber por dónde empezar. Aquí te enseñamos lo más importante.
Cómo mover tu empresa a la nube
Antes de comenzar, debes tener en cuenta que no tienes por qué mover todo tu negocio a la nube de un solo golpe. La transformación a la nube es un proceso en el que cada fase de migración puede llevar su propio tiempo.
A diferencia de lo que muchos puedan decir, la mejor manera de comenzar tu proceso de migración a la nube es realizarlo de manera gradual, es decir, ir creando un camino que se adapte a tu propio ritmo, objetivo y necesidades del negocio. 
Asegurar que cada paso o eslabón del proceso, realmente cumpla con tus necesidades comerciales y requerimientos individuales será la clave que marcará la diferencia a la hora de aprovechar esta gran experiencia.  
A continuación te compartimos las 8 prácticas que te servirán como hoja de ruta para iniciar tu migración a la nube:  
1. Define tus objetivos 
El primer paso para migrar a la nube es tener completamente clara la cultura y la visión de tu empresa. Aunque suene muy repetitivo, tomar conciencia de cuáles son tus objetivos con la nube será vital para que la esta sea implementada en función de tu estrategia y no viceversa. 
Asegúrate de que los responsables de la toma de decisiones de tus áreas de TI trabajen en estrecha colaboración para que se establezca el entorno óptimo, en función de los resultados deseados. 
2. Evalúa cómo puede ayudar a tu actual infraestructura TI 
El esfuerzo técnico necesario para migrar a la nube con éxito puede depender de tu situación técnica actual y las capacidades que tengas 
Por ejemplo, algunas máquinas virtuales se pueden migrar a la nube, pero es posible que no solo por esto vayas a ver mejoras instantáneas. 
Al dar el primer paso de migrar a la nube, asegúrate de que el personal que tienes disponible pueda estar capacitado para aprender a evolucionar junto con la nube, o incluso incorporar talento que ya domine la nube, para que puedan ayudar a otros miembros del equipo a conocer sus grandes posibilidades. 
3. Ten en cuenta la carga de trabajo que debe trasladarse a la nube 
No todas las aplicaciones son adecuadas para moverse a la nube. Es posible que tengas la necesidad de personalizar y mejorar las aplicaciones para que se ejecuten en este nuevo entorno. 
Un tip muy importante es que, sabiendo esto, en conjunto con tu parner puedas realizar un diagnóstico que te permita conocer cuáles con las aplicaciones o sistemas core y prioritarios a migrar, y cuáles podrías dejar para una segunda fase.  
Si quieres saber mucho más sobre cómo identificar estas aplicaciones a través de un diagnóstico, te invitamos a mirar este artículo.
4. Planea tu estrategia de migración 
Desarrolla tu estrategia de nube en base a los objetivos previamente definidos y ejecuta una prueba. 
Posteriormente, determina qué servicios y datos deseas abordar primero en la nube. Al hacerlo, debes definir ciclos y puntos de control donde se puedan evaluar los resultados que has logrado. Esto te permitirá ajustar de mejor manera tu estrategia en caso de ser necesario. 
5. Define tu presupuesto 
Es importante que desde el inicio establezcas un presupuesto que te permita conocer el alcance de tu proyecto. Si éste no se establece en un principio, podrías descubrir que los costos de la nube pueden salirse de control fácilmente.  
La mejor manera es establecer un presupuesto durante un período de tiempo determinado y optimizar continuamente tu gasto a medida que avanza, basados en el consumo. 
El tip que te damos en este paso para migrar a la nube es que debes verificar tus resultados cada dos semanas, analizar tu consumo, ajustar en consecuencia, y establecer nuevos objetivos a partir de estos. 
6. Elije tu proveedor de nube 
Elegir el proveedor de nube es una decisión importante. Inicialmente, las ofertas de los proveedores pueden parecer similares, pero utilizar criterios de selección clave, te permitirá determinar cuál nube tiene la oferta que mejor se adapta a tus necesidades. 
Los criterios de selección podrían incluir los acuerdos de servicio o SLA, e incluso el valor. Otros criterios importantes son si operas globalmente o solo dentro de un continente.  
Lo mejor de todo es que no tienes que elegir un solo proveedor: las empresas más grandes, en particular, tienden hacia una estrategia multinube, por lo que combinan los mejores componentes de servicios que ofrecen los diferentes proveedores. 
7. Comienza con una prueba 
Como te dijimos en un principio, el mejor paso para migrar a la nube es empezar poco a poco y probar primero un escenario claramente definido.  
Por ejemplo, la primera parte de tu migración a la nube podría ser promulgando capacidades de copia de seguridad y recuperación a través de la nube.  
Si ese escenario se implementa correctamente, entonces se puede pasar a un siguiente escenario, como la construcción de un centro de datos de emergencia.  
Al hacer una prueba no pierdes absolutamente nada, pues al crear una prueba de concepto (PoC), obtienes una experiencia inicial que luego puedas aprovechar para proyectos más grandes y/o una implementación global. 
8. Establecer el gobierno de la nube 
El último paso para migrar a la nube, pero uno de los más importantes es evitar que los costos se salgan de control y garantizar la seguridad y el cumplimiento. Para esto deberás establecer un marco legal y organizacional del framework para tu nube.  
Esto incluye un concepto de derechos basado en los roles que tú mismo des defines para saber exactamente quién puede hacer qué. 
Conoce este artículo con los mejores consejos para optimizar tus recursos de nube.
Después de esto, ¿qué sigue?
Con todo lo anterior, la pregunta ya no es: «¿debemos migrar a la nube?», sino: «¿cómo llegamos a la nube?» y «¿cuánto tiempo llevará la transformación?»  
Dar el primer paso y contar con una prueba de concepto, te permitirá planificar y ajustar el resultado deseado frente a la migración en la nube.
Adicionalmente, como hemos venido hablando durante todo este artículo, tener en mente los objetivos organizacionales, será fundamental para poner todo el potencial de la nube a su servicio y asegurar la agilidad necesaria que permita impulsar la innovación con mayor rapidez y responder a las nuevas demandas del mercado a corto plazo.  
 Al mismo tiempo, ayuda a ahorrar costes y a aumentar la eficiencia.  
El proceso de migración es un paso que no debe realizar solo, es importante contar con el partner adecuado en cada paso de su transformación en la nube, ya que con el acompañamiento y soporte indicado, le será más fácil, en primera instancia lograr los siguientes 3 puntos: 
  • Elegir los proveedores y servicios de la nube adecuados para su negocio, entendiendo de primera mano los objetivos y necesidades que desea alcanzar. 
  • Realizar una prueba de concepto  
  • Establecer su estrategia y gobierno de la nube. 
 
En una asegunda fase, podremos apoyarlo con los servicios administrados/gestionados, como por ejemplo:  
  • Administración de las tareas  IaaS  
  • Supervisión y control del funcionamiento de sus servicios en la nube. 
  • Garantizar y optimizar una nube costo efectiva 
Sea cual sea el camino que elija en su journey hacia la nube, SoftwareONE InterGrupo está aquí para ayudarlo. La nube ofrece un sinfín de posibilidades para escalar, impulsar la innovación y mantener los costes lo más bajos posible, que hoy no te puedes perder. 

 

Autor:
Luis Nogales
Cloud Services Business Owner para Latam.