Talento humano en tiempos de COVID19

«Es el momento para que las áreas de talento humano, de cualquier organización, sin importar su tamaño o industria, pensemos en cómo sumar valor a las situaciones que, no solo viven nuestros empleados y familias, incluso nosotros, como parte de la Organización»

Sin duda todos estos días, cada uno de nosotros ha podido pensar en cosas diferentes, ya sea por la situación global de salud que nos encontramos viviendo, o simplemente porque estamos en el espacio y el momento propicio para hacerlo.

En el caso de InterGrupo, desde el área de Talento Humano hemos estado pensando en cuales serían las mejores prácticas para que las personas puedan realizar su trabajo remotamente, de la mejor manera. Se tuvieron en cuenta diversas soluciones técnicas tales como: Disponer de un espacio cómodo, disponer de una buena silla, garantizar un ambiente tranquilo, entre otros.

Sin embargo, entendiendo la realidad que hoy nos encontramos viviendo, fuimos concientes que éstas soluciones pasan a un segundo plano y que debemos concentrarnos en cómo reinventarnos para apoyar la transformación digital, lo  cual dejó de ser un deseable por una realidad que debe ser adoptada, ágilmente, desde los líderes y la cultura de la organización.

Es un momento donde no sólo tenemos a cargo roles, donde todos tenemos una hermosa meta en común y es la de saber liderar nuestras emociones. En el libro “El líder que no tenía cargo” de Robin Sharma nos relata en su primera conversación que no se necesita un cargo para ser un líder, la magia y el secreto está en liderar lo que sentimos.

Habrá muchas discusiones acerca de que si un líder nace o se hace, desde nuestro punto de vista, como, Organización, cuyo enfoque es tecnológico, creemos que es un momento donde todos y cada uno de nosotros, sin excusa, podemos brillar, crecer y mejorar nuestras habilidades de liderazgo.

Estamos viviendo un cambio, que no solo exige la re-invención de los negocios, además un cambio cultural y de políticas internas que nos permitan hacer frente a la nueva normalidad, que esta situación actual nos presenta.

El reto está en liderarnos a nosotros mismos y el primer paso para ello es conocernos, saber qué nos molesta, qué nos agrada, qué nos hace sonreír, quiénes somos, cuáles son nuestras capacidades y habilidades para ponerlas en función de nuestro quehacer diario y de otros.

Es el momento para que las áreas de talento humano, de cualquier organización, sin importar su tamaño o industria, pensemos en cómo sumar valor a las situaciones que, no solo viven nuestros colaboradores y familias, incluso nosotros, como parte de la Organización.

Esta es una oportunidad para que las áreas de talento humano le den mucha más fuerza a su rol estratégico y activo dentro de la organizaciones, partiendo de pilares como:

  • Respuesta adecuada ante momentos de crisis: usar una comunicación transparente y fluída que genere tranquilidad y no incertidumbre.
  • Productividad del talento interno: a través de herramientas adecuadas, guías de trabajo remotro y promoviendo la gestión de una cultura ágil.
  • Bienestar de todos los colaboradores: este es quizá, el punto mas importante, pues es es el momento de entender que todos, en este momento, nos encontramos atravesando la misma realidad:

Familias  donde él bebe  nace y su familia no lo puede conocer aún; niños que han tenido que cambiar su dinámica social, para entretenerse y estudiar solos (sin su tutor y amigos de colegio); adultos, que deben asumir la responsabilidad de múltiples tareas, en un solo momento y lugar (ser padres, colaborador de una empresa y jefes de hogar); y adultos mayores que afrontan la soledad  y el aislamiento.

Con todo lo anterior, debemos entender que nos estamos enfrentando ante nuevas dinamicas sociales que queramos o no, impactarán el curso de la vida laboral y personal de todo colobarador.

Si bien contamos con un sinfín de herramientas para ayudar a los colaboradores remotos a colaborar y comunicarse mejor con los compañeros de trabajo, debemos acompañarlos en los retos adicionales al que hacer laboral, desde estrategias de ocio, contenidos sobre ejercicios físicos como de meditación y poner a su disposicíon un equipo capacitado para respaldarlo en momentos de agotamiento y frustración.

Sin duda debemos lograr prestarle atención a lo que verdaderamente importa. Todos nos encontramos cursando un momento de la vida donde nos estamos entrenando, capacitando, formado en la misma materia “El conocimiento interior y la empatía”. Se graduará de esta clase, materia o asignatura, quién se desprendió de su armadura, entendió sus emociones y se ofreció en servicio al otro.

Autor:
Marisol Ramírez Palacio
Chief People Experience Officer