Tecnología y la nueva normalidad Post-Coronavirus

“Los problemas no se resuelven, meramente pasan de moda.” -- Nicolás Gómez Dávila

«Debemos aprender a vivir con una nueva realidad, una que nos presenta un montón de nuevos desafíos, donde la tecnología juega un papel primordial. Aunque debemos reconocer, y es verdad, este también es un momento donde se vuelve terapia volver a lo análogo.»

¿Se acuerdan de la transformación digital? ¿De todo lo que se ha estado hablando?

  • ¡La sociedad se transformó!
  • “No quieres ser el próximo Blockbuster, que no vió llegar a Netflix”
  • ¡Mire lo que están haciendo en la ciudad del “puentecito” rojo!

Y así una larga lista ejemplos de startups, historias, tecnologías, creatividad, innovación, riesgo, cambio de mindset, marketing, experimentación, diseño, comida hipster, entre otros. Hasta que llegó el Coronavirus a revolcar el mundo, y con él nuestro backlog de tecnología, es decir todas las cosas que se tenían pendientes por realizar, ahora dejan de ser el “nice to have” a ser el “must to have” y salvavidas de muchos negocios.

Un claro ejemplo de esto, se puede evidenciar en la industria del retail, donde en USA el comercio electrónico representa solo el 11% del total de las transacciones. Por su lado China desde inicios del Coronavirus, ha aumentado un 37% en eCommerce, alcanzando un 71% de adopción de usuarios, según estudio del South China Morning Post.

Ahora en un mundo de distanciamiento social que evita las aglomeraciones, el comercio electrónico se hace más pertinente que nunca, pero también trae nuevos desafíos, o mas bien evidencia con mas fuerza algunos que ya existían, por ejemplo: ¿Cómo hacer para que el cliente pueda informarse o probar un producto si no puede acercarse a la tienda física? Esa pregunta podría ser solucionada a través del uso de una tecnología, como la realidad aumentada.

A través de esta es posible entregar, al usuario, un mejor contexto del producto/servicio que se está ofreciendo. Lo que posibilita ir más allá de la foto, permitiendo que el usuario pueda probar el resultado final en su contexto antes de comprarlo.

Hace 102 años la sociedad se enfrentaba a un precedente que quizá hoy, poco se recuerda: la gripe española, con mas de 50 millones de muertos en todo el mundo. Realmente hoy no tenemos un punto comparación para saber qué pasara o qué cambios traerá consigo la actual pandemia que nos ha tocado vivir.

Con esta nueva situación, la casa se convirtió en nuestro centro de operaciones permanente, albergando un montón de microcosmos de las más diversas variedades: el del trabajo, la lectura, el ejercicio, la cocina, el estudio a distancia, en fin… Todos ocurriendo en un espacio que muchos comparten con su familia.
Es así cómo en tiempos de cuarentena re-definimos hábitos, adquirimos algunos nuevos, comemos menos en la calle, nos quejamos más por el tv del vecino, replanteamos prioridades, cocinamos; intentamos encontrar maneras de estar “activos” como lo dicen estas palabras virales:

“Y la gente se quedó en casa. Y leía libros y escuchaba. Y descansaba y hacía ejercicio. Y creaba arte y jugaba. Y aprendía nuevas formas de ser, de estar quieto. Y se detenía. Y escuchaba más profundamente. Algunos meditaban. Algunos rezaban. Algunos bailaban. Algunos hallaron sus sombras. Y la gente empezó a pensar de forma diferente” Kitty O’Meara.

Palabras creadas en la pandemia y por la pandemia (y no, no es cierto que sea de 1.800 como se asegura en las RRSS, la autora estaba confinada en la casa, como probablemente usted lo esté)

Las palabras de Kitty O’Meara nos recuerdan que incluso cosas tan adversas como una pandemia nos pueden dejar algo positivo, especialmente si tenemos el privilegio de poder quedarnos en la casa. Por eso, antes de preguntarnos cuándo va a terminar la cuarentena o preguntarnos cómo será el mundo post-Coronavirus, asumiendo que será algo que pasará; quizá haga más sentido preguntarnos por cómo vamos a convivir con un virus que probablemente en unos años vendrá con el kit de vacuna contra la influencia, pero con el que por ahora vamos a tener que aprender a danzar.

Debemos aprender a vivir con una nueva realidad, una que nos presenta un montón de nuevos desafíos, donde la tecnología juega un papel primordial. Aunque debemos reconocer, y es verdad, este también es un momento donde se vuelve terapia volver a lo análogo.

Como decía, Ted Kazinsky: la tecnología, que antes era una opción, ahora es indispensable para nuestro sistema, casi cualquier cosa de nuestra vida la involucra y por estos días la podemos evidenciar, siendo éste el único medio que permite que siga funcionando nuestra sociedad.

De hecho, hoy casi todas las industrias se encuentran conservando su día a día y comunicaciones gracias a la «nube», pero echando de menos aquellas reuniones en donde era posible leer el lenguaje no verbal o realizarse un sutil guiño como picar un ojo a otro compañero… o caso ¿lo han intentado en una de sus tele-conferencias a través de la cámara?

Una forma de conexión más humana o próxima se puede brindar a través de la inteligencia artificial, que permite resolver tareas haciendo uso de borde (edge computing) en las herramientas que están más cercanas al contexto del usuario (speaker, cámara inteligente, televisores, entre otros) donde podemos generar mejores experiencias y valor al cliente. Un ejemplo de esto es la aplicación del estado del arte de la inteligencia artificial para la generación de lenguaje, algo que con el entrenamiento adecuado puede llevar las experiencias conversacionales a un siguiente nivel. Las siguientes son frases generadas por un modelo de inteligencia artificial entrenado en español:

«La luz no se puede reconocer así. La vida no puede reconocer nada. La luz no puede reconocer nada»

«Felicidad, el deseo de la vida, la alegría y la dignidad, la luz del mundo, la alegría del alma, la vida del otoño, la alegría del ciclista, la alegría del amor, la luz del desamor, deseo del desamor».

“La verdad es que todo lo amamos ahí sin mirarle”

«El mundo es una gran pérdida. El éxito siempre es una preciosa, una cosa»

*Frases generadas con modelo gpt-2 355M entrenado con dataset construido en español. Entrenado sobre GPU.

La inteligencia artificial, disponible y atenta todo el día en casa, nos recuerda un mundo orwelliano; lo que hará del tema de la privacidad uno de los tópicos mas relevantes y con mayor foco en el corto plazo. Lo que nos lleva a cuestionarnos si la privacidad se convertirá en el nuevo atributo de calidad, de cualquier sistema, como lo son hoy la seguridad y usabilidad.

Si algo ha hecho de manera contundente el Coronavirus es evidenciar esos problemas que simplemente habían pasado de moda, desde sociales hasta tecnológicos.

En IGLab, el laboratorio de experimentación tecnológica de Intergrupo, creemos en la experimentación como un medio para resolver retos con tecnología, entendiendo su contexto. Nuestro servicio de exploración tecnológica está inspirado en algunas técnicas, principios y conocimientos técnicos para ayudar a re-definir el futuro, usando tecnologías emergentes cómo IoT en el borde (edge), inteligencia artificial, realidad aumentada y Blockchain.

Autor
Jorge Henao
Director de IGLab